Skip to main content

La relación entre OpenAI y Elon Musk, una vez colaboradores en la ambiciosa misión de avanzar en la inteligencia artificial para el beneficio de la humanidad, ha tomado un giro dramático hacia el conflicto legal. OpenAI ha lanzado acusaciones contra Musk, afirmando que el magnate buscaba fusionar la organización con Tesla y obtener un control total sobre ella. Esta batalla legal, que apenas comienza, promete revelar más sobre las tensiones internas y las diferencias ideológicas entre las partes.

OpenAI, fundada en 2015 con Musk como uno de sus cofundadores e inversores iniciales, ha evolucionado desde una organización sin ánimo de lucro a una entidad que busca equilibrar la investigación abierta con la necesidad de financiación para desarrollar inteligencia artificial general (AGI). La transición hacia una estructura con fines de lucro ha sido un punto de fricción, especialmente con Musk, quien dejó la junta directiva de OpenAI en 2018.

La disputa entre OpenAI y Elon Musk se intensifica con acusaciones de intentos de fusión con Tesla y control absoluto por parte de Musk.

Según OpenAI, a finales de 2017, se discutió la posibilidad de crear una entidad con ánimo de lucro para avanzar en la misión de AGI. Musk propuso una fusión con Tesla, buscando una participación mayoritaria, el control inicial del consejo de administración y el rol de CEO. Esta propuesta fue rechazada por OpenAI, que creía que ningún individuo debería tener control absoluto sobre la misión de la organización.

OpenAI ha respondido a la demanda de Musk, presentada la semana pasada, con un artículo en su blog corporativo revelando detalles sobre la relación entre Musk y la compañía. La organización lamenta tener que llegar a este extremo con alguien a quien admiraban y que inspiró a la organización a ir más allá. Sin embargo, destacan que Musk comenzó a hacerles competencia y ahora los demanda en un momento crucial de progreso para OpenAI.

Frente a la demanda de Elon Musk, OpenAI reafirma su dedicación a beneficiar a toda la humanidad y su intención de desestimar todas las reclamaciones.

OpenAI ha revelado que, desde su fundación, recibió menos de 45 millones de dólares (aproximadamente 41 millones de euros) de Musk, a pesar de su compromiso inicial de proporcionar hasta 1.000 millones de dólares. La organización tuvo que buscar financiación adicional de otros donantes para sus esfuerzos de investigación.

La batalla legal entre OpenAI y Elon Musk plantea preguntas sobre la moralidad de Silicon Valley y la dirección futura de la inteligencia artificial. Mientras algunos inversores de capital riesgo comienzan a tomar partido, la comunidad tecnológica observa atentamente cómo se desarrollará este conflicto y qué implicaciones tendrá para el campo de la IA.

Abre un paréntesis en tus rutinas. Suscríbete a nuestra newsletter y ponte al día en tecnología, IA y medios de comunicación.